miércoles, 19 de abril de 2017

La obligada compañia del corredor en círculos. 2017

3 de enero de 2017 Perro por carnestolendas. Continúan las fechas. Familia y televisión. ¿En qué momento se convirtió la envidia en una actividad intelectual, en un género; con revistas, anuncios y programas? En el río, pocos aficionados. Ninguno, de hecho. Ya llegarán. El día uno de enero me sumerjo bastante en una piscina EXTERIOR por la mañana. Al solecito. A cero grados. Oh, yeah. 
6 de enero de 2017 El desencanto Conmigo mismo. Reyes. Fiesta. Tomo la cerveza (y el vermut y los gintonics) y salgo a correr. Borracho, yo creo. Cualquier día me voy a dar una hostia. Tengo que dejar una de las dos cosas. La impresión que se tiene con el coche de cuando sospechas (o peor: sabes) que te has perdido y estás yendo en dirección contraria y te vas poniendo más y más nervioso.30 de enero de 2017 Apariencia y tenacidad Mañana de piscina exterior y noche de carrera standard. Reflexiono sobre la voluntad… y sobre la apariencia o representación. Llego a a la conclusión de que el mundo es voluntad y representación. Qué listo soy. 1 de febrero de 2017 El mal de Morton
Mañana de sauna y piscina. Noche de carreras. Retribución. Mi amor por las piscinas vacías y mi horror por las llenas. 8 de febrero de 2017 Salgo a toda prisa al mediodía. Y vuelvo enseguida también. Como me duele el hombro (izquierdo) en cuanto nado más de cien metros Estoy reduciendo los tiempos de ejercicio en forma de píldora. Cada vez aguanto más en la sauna, de lo que no creo que haya competición. Lo miro. No encuentro campeonatos, pero sí una apuesta de unos noruegos a ver cuánto aguantaban con un muerto y todo. El ganador, supongo.13 de febrero de 2017 La vida acuática de
Mucha agua en el Bernesga. Y en la piscina nubes y claros. El mejor momento del día. Cerrado el paseo a la altura del Puente de los Leones. 16 de febrero de 2017 Tractatus En el pueblo, la caída de la brida. Impresión abrumadora de soledad. Huyo. El río vuelve a ser recorrible. Mucha agua. Mis conversaciones de sauna abarcan cada vez más temas. No solo el fantama/ mafioso tributario y automovilístico. Salud, fútbol, motos, La seguridad es uno de los peligros de la existencia, decía Goethe. 18 de febrero de 2017 Hoy me echan de las orillas del río (de las dos) porque… hay una carrera. A las siete de la tarde. Aún así no dan las luces. Acabo corriendo delante de los corredores, detrás de los corredores y, finalmente, por encima y en paralelo a los corredores de verdad. Lo que simbolizaría o sería parecido a… no tengo ni idea. 21 de febrero de 2017
Lunes. Recados. Cosas que hay que hacer. Sauna y piscina. Tarde de carreras. No tengo ganas de27 de febrero de 2017 Temporales Septentriones. Se levanta parcialmente el tejado de Pequeña Reata. Voy con el perito y me caigo de la misma antigua, majestuosa y carcomida escalera de la que me había caído la semana anterior. Hasta saco una foto mientras. Hoy limpiaban la piscina. Así que tuve que vagar con mi toalla. Me gusta secarme dentro. Por las vistas. Presumir del estado de forma o de las marcas atléticas es tan idiota como presumir de estar gordo. ‘Ayer engordé quinientos gramos. Mañana pienso superarlo y engordar setecientos. Mira qué lorzas’. Es ridículo. Como todo.
3 de marzo de 2017 Literalidad Frío. Anochece más tarde, pero sigo saliendo justo cuando oscurece, y los vampiros estiran las piernas. Todos los días veo los titulares de las columnas de opinión en los periódicos locales. Como los títulos a veces son misteriosos y evocadores (Café para llevar, Perros rabiosos, Ópticas Europa…) a veces pico y trato de leerlos. Al final (y desde un principio) tratan de gente que toma el café por la calle, de perros rabiosos o de un comercio. Otra expectativa defraudada. Repetidamente. 6 de marzo de 2017 La voz a ti debida o El taxista Camiseta y sol de tarde. Por la mañana voy (como siempre) a la piscina. No hay piscina. La están limpiando. O pintando. O haciéndole la autopsia. Disgusto. Como si un amigo falta a una cita. En la película Taxi Driver se oyen dos voces: la del Travis interior y lo que piensa (el Travis alienado completamente loco) y el funcional, normal, que dice hola qué tal o quieres un café. Y la 10 de marzo de 2017 Temperaturas asombrosas. Salgo en camiseta. Adelanto a una bicicleta. La llevaba una niña muy pequeña. Pero adelanto a una bicicleta. 13 de marzo de 2017 Problemas de millonarios. (Me) llenan la piscina. Aún así doy brincos como… un pez… fuera del agua. Lo siento. Lo siento mucho.
El tejado (como síntoma) sigue provisionalmente tapado. Me llaman del seguro. Tres veces. Con tres fechas diferentes.15 de marzo de 2017 This is the end of the river allright Hace muy bueno. Nado al sol. Corro al sol. Me salen bultos. Poseer cosas y personas. Poseer EL TIEMPO de las personas. De su compañía. Todo sentimiento es agresivo y territorial. No quiero tener. Me ponen el tejado Teo y Vicente (como los hermanos Van Gogh) que dicen cosas rarísimas como me encanta y dejar la pasta (al cemento o mortero se le llama pasta en argot albañil) durita. En serio. Un poco más que la bechamel. No eran pareja. 20 de marzo de 2017 Vigilia y abstinencia Vigilia y abstinencia. Estas palabras eucarísticas (pentecostal, epifanía…) son, aparte de polisémicas, enormemente eufónicas. Y consoladoras. Por eso las usan, supongo, los seres más tristes del mundo. PRIMER DÍA DE HACERLO TODO BIEN. Hago mis viñetas y un cartel. Entrego. Establezco una cita. Nado en la piscina. Me alimento de alcachofas cocidas y fruta. Limpio la casa. Todavía estoy a tiempo de cagarla, claro. Hoy empieza la primavera y, según la lógica inversa de todo, deja de hacer bueno (vengo de correr en camiseta) y mañana dan máximas de ocho grados. Pronostican incluso nieve. Llega abril. Winter kept us warm, covering Earth in forgetful snow… 22 de marzo 2017 Gorila en la niebla Por la mañana me baño a dos grados y por la noche corro a uno. Llego a nadar con aguanieve cayendo y con vapor saliendo del agua, lo que produce unos efectos neblinoazulados enormemente plásticos. La piscina exterior suele estar vacía, pero, de vez en cuando se sumergen breves señores gordos y calvos que recuerdan en textura y color a los garbanzos en remojo. A la mierda la plástica. En las bernesgas tinieblas me cruzo con 1) Un grupo de ensayadores penitentes vestidos de civil con sus destempladas cajas y desafinados pífanos ensayando, supongo, también su coreografía que consiste en caminar mientras se toca el tambor 2) un pequeño coche de bomberos pennylaico en el Puente de los Leones y a las dos pequeñas prostitutas de wengue o palisandro (hay más maderas oscuras aparte del ébano) que se incorporan a su puesto en Sáenz de Miera. Pienso, como ellos al verme, supongo, que estamos todos desesperadamente chiflados.
25 de marzo de 2017 Purgatorio Mucho frío. Viernes. Envejezco y siento envidia. Son deportes no homologados. O sí. Aniversario de boda. Siete años. Aquí a la película sobre el consabido picor de ese periodo preciso la titularon La tentación vive arriba. Por ejemplo. Más clichés. 28 de marzo de 2017 Cambian la hora. Otra vez. Así que, aunque salgo a las ocho veo los penitentes y su chorus line a plena luz del día. Es raro. Solo es gente tocando el tambor y la trompeta pero mi instinto pavloviano me da ganas de persignarme cuando les paso corriendo. 
3 de abril de 2017 Calor y manga corta. Mucha gente en el río. Y en la piscina. Y música. Un infame hilo musical omnipresente (yo diría que incluso debajo del agua) de baja frecuencia y español y de los ochenta (lamento el pleonasmo). Mi humor no mejora nada con la (obligada) compañía. 11 de abril 2017 Obediencia
A pesar de la danza de la lluvia bailada de forma numerosísima por nuestros apaponados penitentes hace buenísimo. Hasta León sur se llena de turistas. Echo de menos el frío y la soledad. Llegará. Con la lluvia. Diarios de Kafka. 2 de agosto de 1914. Alemania declara la guerra a Rusia. Por la tarde, escuela de natación. “Creer, sin ironía, en el propio talento, puede hacer daño. Pero esto tiene una gravedad relativa. Es más grave, aún, el daño que puede hacer a los demás”. Josep Pla. You’ll never catch me alive said he. Waltzing Matilda.
Car, grâce à toi j'ai rendu l'esprit Je me suis pendu cette nuit... et depuis... Je chante. En ambas (formidables, sórdidas, aparentemente risueñas) canciones los vagabundos se suicidan. 17 de abril de 2017 Hoy por la mañana trato, sin conseguirlo por muy poco, de aguantar quince minutos de sauna. Por poco hago diez largos y, por la tarde intento, faltándome muy poco, correr una hora. Debo decir en mi descargo que ayer domingo probé (absolutamente harto de la cada vez más pastoral, por aborregada, Semana Santa en la provincia) a beberme una botella entera de whisky. Y por poco lo consigo.